Desde hace unos años la comunidad de autismo consigue iluminar de azul más de 200 edificios y monumentos para marcar el Día Mundial del Autismo.

Edificios y monumentos históricos como Empire State Building, las cataratas del Niágara, 30 Rockefeller Center, la estatua del Cristo Redentor en Brasil, la ópera de Sidney en Australia, y muchos más edificios emblemáticos se iluminaron de azul para el autismo.

En España se iluminaron entre otros edificios emblemáticos la Torre Agbar de Barcelona, el Palau de la Música y el dinosaurio del Palau de las Artes y las Ciencias en Valencia, el Ayuntamiento de Badajoz…

Qué significa ser azules: El color azul, a través de estas iniciativas, se ha transformado en un símbolo del autismo. Representa de alguna manera lo que viven a diario las familias y las personas con este trastorno. Hay veces que el azul es brillante como el mar en un día de verano, y otras veces, ese azul oscurece y se disipa como un mar de tempestad. Un poco es lo que le sucede a las personas y familias que se encuentran recorriendo este camino con tantos desafíos.

Este año volvemos a contar con la colaboración del Excelentísimo Ayuntamiento de Alicante que iluminó las fuentes de la Plaza del Mar, los Luceros y la fuente del Ayuntamiento; y con la colaboración de la Diputación de Alicante que iluminó su fachada.