El confinamiento es un sacrificio para todos, pero para quien tiene autismo puede ser un problema. Isabel, usuaria del Centro de Día Infanta Leonor pide respeto y comprensión a aquellos que puedan ver a alguien con autismo por la calle estos días.