¿Qué es el autismo?

¿Qué son los Trastornos del espectro del autismo?

Son un conjunto de trastornos del desarrollo que aparecen en la infancia y que afectan a las capacidades de relación, comunicación y flexibilidad de conducta. Hasta hace algunos años se englobaban bajo el único término de Autismo, pero la diversidad de sus tipologías ha hecho preferible utilizar un término más amplio e inclusivo.

Aunque durante mucho tiempo el desconocimiento acerca de estos trastornos llevó a buscar su origen en algún tipo de trauma emocional, o de falta de afecto, hoy las investigaciones apuntan a que tienen una base neurobiológica, es decir, que tienen un sustrato físico que se localiza en el cerebro y que se manifiesta en la conducta de la persona afectada.

Los Trastornos del espectro del autismo se manifiestan, en mayor o menor medida, en tres áreas diferentes del desarrollo:

icon-1El área socio-emocional

Es aquella que permite a un niño comprender los sentimientos de los demás, controlar y expresar las propias emociones y comportamientos, y establecer y mantener vínculos. Los problemas de desarrollo en este área se traducen en falta de expresividad facial, poco contacto visual, falta de respuesta a los gestos cariñosos, escaso interés por interactuar con las personas de su entorno, etc.

icon-2El área de la comunicación

Engloba el lenguaje oral y escrito, pero también el lenguaje corporal. Las señales más comunes en este tipo de trastornos son la dificultad a la hora de expresarse, el retraso en el desarrollo del lenguaje y cierta limitación en su uso o comprensión. Sin embargo, hay personas con autismo para quienes la dificultad radica únicamente en utilizar y comprender el lenguaje no verbal, el tono, los matices o los gestos que acompañan a la conversación.

icon-3El área de la conducta y la capacidad simbólica

En los TEA pueden verse afectadas aquellas capacidades que permiten al individuo conocer su situación en el espacio, la postura que adopta y los movimientos que realiza, lo que puede dar lugar a movimientos estereotipados, como puede ser el balanceo o el aleteo de las manos. Las carencias en la capacidad imaginativa y simbólica les hacen ser reticentes a los cambios, tener dificultades para entender metáforas del lenguaje y dobles sentidos, y presentar intereses restringidos y una preocupación intensa por temas muy concretos.

Por otra parte, muchas personas con Trastornos del espectro del autismo tienen hipersensibilidad a los estímulos sensoriales como sonidos fuertes, luces parpadeantes, o un determinado tipo de contacto físico. Esto les produce un alto nivel de estrés que puede resultar incomprensible para quienes les rodean si no son capaces de detectar el origen.

Es importante recordar que se denomina Espectro porque existe una gran diversidad en la manifestación de los síntomas. No todos los niños desarrollan las mismas tendencias ni lo hacen con la misma intensidad. Es por ello que hay diferentes grados de autismo en función de las manifestaciones producidas en estas tres áreas.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta que un alto porcentaje de personas con TEA presentan asociada alguna discapacidad intelectual, por lo que las características y la evolución de cada una de ellas ha de ser contemplada de una manera individualizada, siendo de gran importancia el apoyo y seguimiento desde etapas tempranas de la vida, el apoyo de personal especializado y la buena comunicación entre los terapeutas y la familia.

Los Trastornos del espectro del autismo no son considerados una enfermedad. Las personas con TEA pueden tener una salud inmejorable, pero seguir presentando conductas específicas e identificables con su Trastorno.

Aunque la diferencia entre enfermedad y trastorno pueda resultar difusa, no por ello carece de importancia. Parte del proceso de integración de las personas con TEA pasa por aceptar no solo sus dificultades implícitas, sino que son así y que sus características forman parte de la diversidad humana en la que todos participamos de uno u otro modo.


¿Cuáles son los síntomas tempranos de alerta?

Actualmente no hay pruebas médicas o biológicas que permitan efectuar un diagnóstico de TEA. Son, por tanto, determinados signos en el desarrollo del niño los que pondrán en alerta a las personas cercanas y llevarán a la búsqueda de un experto. Es éste quien, a través de cuestionarios y de la observación de las pautas de comportamiento del niño, puede llegar a realizar un diagnóstico adecuado.

La edad a partir de la que se puede detectar un TEA suele fijarse en torno a los 18 meses. Sin embargo, ya a partir de los 12 meses podemos detectar señales que nos hagan sospechar, aunque sin alarma, de la existencia de algún trastorno.

A los 12 meses

Puede ser preocupante la ausencia de balbuceo, la falta de respuesta al oír su nombre o la ausencia de gestos con los que trate de interactuar con su entorno. Ante estos indicadores se recomienda no ser alarmistas, pero sí previsores, esto es, sospechar de un posible trastorno y analizarlo con su pediatra para descartarlo o, en su defecto, tomar las medidas apropiadas.

A los 18 meses

Estos indicadores van ‘in crescendo’. Puede ser un indicio la ausencia de palabras sencillas, la falta de respuesta a órdenes simples a las que están acostumbrados o el hecho de que no traten de compartir con otras personas, especialmente con un adulto, algo que les gusta o que les parece interesante.

A los 24 meses

Las señales indicadoras de un trastorno de carácter autista son cada vez más evidentes. El hecho de no usar frases espontáneas, fuera de la mera repetición de lo que escuchan en casa, la dificultad a la hora de mantener la mirada o seguir estímulos visuales (por ejemplo observar a sus padres), el no compartir intereses con otros niños o con los padres o la ausencia de imitación social, pueden ser un indicio claro de autismo.

Lo ideal sería que antes de esta edad ya se hubiera hecho un diagnóstico para salir de dudas.

¿A qué se deben los TEA?

Según las investigaciones en curso, no existe una causa única que explique la gran variedad de Trastornos del espectro del autismo.

Lo que sí parece estar claro es que el origen de los TEA tiene una base genética y un sustrato biológico, por lo que quedan descartados factores sociales y culturales, así como las pautas educativas de los padres.

A menudo la familia puede tener la falsa impresión de que ha habido algún factor externo que ha provocado su aparición, sin embargo, todas las investigaciones indican que las personas con TEA nacen con este trastorno aunque no se detecte o se manifieste hasta pasado un tiempo.

Uno de los argumentos que apoyan con solidez la base genética de estos trastornos se encuentra en el mayor número de varones con TEA, cuatro por cada mujer. Esto indicaría que el origen del trastorno se produce en etapas muy tempranas de la gestación, y que estaría ligado de algún modo a la diferente base genética de hombres y mujeres, lo que se llama la herencia ligada al sexo.

Aún queda mucho por aprender. Se trata de una investigación amplia y compleja que presenta múltiples interrogantes pero que día a día nos proporciona nuevos datos que nos ayudan a comprender y afrontar con más conocimientos los retos que los TEA nos plantean.


 

Necesidades y habilidades de las personas con TEA

En la convivencia y el trabajo con personas con TEA es fundamental conocer y tener en cuenta tanto sus necesidades específicas como sus habilidades. Adaptándonos a las primeras y potenciando las segundas lograremos facilitar el día a día de la persona con TEA y apoyarle en su desarrollo.

Necesidades.

Probablemente nada ayuda tanto en el día a día a un apersona con TEA como el conocer sus necesidades, comprenderlas y tratar de adaptar a ellas su entorno y sus rutinas. Esto reducirá sensiblemente su nivel de estrés y hará del mundo un lugar menos desconcertante y agresivo para ellos, permitiéndoles una mejor relación con el medio.

Entre las necesidades más habituales podemos encontrar las siguientes.

  • Un mundo estructurado y predectible, donde sea posible anticipar lo que va a suceder.
  • Recibir señales claras y gestos evidentes que les muestren el sentido de lo que se les solicita.
  • Que se les proporcione a su conducta consecuencias claras.
  • Evitar, sobre todo al principio, ambientes bulliciosos y caóticos, excesivamente complejos e hiperestimulantes.
  • Ser guiados y atraídos con suavidad para establecer interacciones.
  • Que sus capacidades sean evaluadas objetivamente.
  • Que se les proporcionen medios para comunicarse.
  • Diversidad de actividades.
  • Que se tengan en cuenta sus motivaciones espontáneas.
  • Sustituir las conductas disfuncionales por otras funcionales.
  • Que se establezcan los límites de forma clara y estable.
  • Experiencias de aprendizajes sin errores.
  • Que se les proporcionen referencias viso-espaciales en sus actividades.
  • Que se les trate como un niño, adolescente o adulto.

Habilidades.

Aunque de manera variable en cada individuo, los TEA suelen llevar asociados ciertos aspectos del comportamiento que no tiene por qué ser negativos. Puestos en valor y bien orientados estos rasgos son un importante punto de apoyo para la construcción de un proyecto de vida más pleno y satisfactorio para estas personas. Saber detectarlos y ayudarles a enfocarlos de un modo positivo es tarea de los educadores pero también un reto para cuantos se encuentran en su entorno.

  • Honestidad, transparencia y autenticidad.
  • Capacidad de trabajo.
  • Nivel de concentración y rendimiento.
  • Memoria a largo plazo.
  • Capacidad viso espacial.
  • Meticulosidad y perfeccionismo.
  • Destreza manipulativa.
  • Competencias en tareas repetitivas y mecánicas.


Creo que mi hijo puede presentar algún TEA, ¿qué debo hacer?

Si has detectado en tu hijo alguno de los llamados “signos tempranos de alerta”, es importante que busques la ayuda de un profesional con conocimientos sobre estos trastornos. Hay especialistas en diagnóstico de TEA dentro de los campos de la psicología y la neuropsicología, pero también encontrarás personas formadas entre los neuropediatras o psiquiatras infanto-juveniles.

Las pruebas para realizar un diagnóstico de TEA requieren varios pasos. Un primer test tratará de determinar si hay base para considerar la existencia de alguno de estos trastornos. De ser así, se requerirán varias sesiones más prolongadas para determinar el diagnóstico y que el especialista pueda reunir todos los datos sobre las manifestaciones del TEA en ese niño en concreto.

La elaboración de este diagnóstico es fundamental por varios motivos. En primer lugar para poder recibir atención especializada y acceder a los servicios de los organismos públicos. En segundo lugar porque, junto con las pruebas de evaluación periódica, servirá de referente para medir los avances de la persona a lo largo de su vida.

Una vez obtenido el diagnóstico, y de confirmar éste algún TEA, es momento de ponerse manos a la obra. Se puede hacer mucho y cuanto antes se comience, mejor. Los profesionales, psicólogos, pedagogos, logopedas, terapeutas ocupacionales… elaborarán un plan para ayudar a tu hijo a crecer y desarrollarse a su propio ritmo, orientándoos sobre el papel, fundamental, que juega la familia en todo este proceso.

Ser padres de un hijo con TEA es un reto que, sin duda, entraña dificultades. La perspectiva puede resultar angustiosa y perturbadora, pero en ese camino encontraréis otras muchas personas que han vivido experiencias parecidas y que os ofrecerán apoyo y perspectiva, además de otras tantas que trabajan desde sus competencias profesionales para mejorar, respaldar y facilitar el día a día tanto de las personas con TEA como de sus familias.

Con el tiempo las necesidades de vuestro hijo cambiarán y también el apoyo que requerirán, pero el objetivo será siempre trabajar para que disfrute de una vida productiva y feliz, eligiendo su lugar en la sociedad y desarrollándose según sus elecciones y capacidades.

Una persona con TEA es mucho más que una persona con autismo, descubrirlo con él y ayudarle a construir un modo propio de estar en el mundo es un esfuerzo que realmente valdrá la pena.

¿Qué tratamiento tiene el Autismo?

Actualmente no hay una cura para los Trastornos del espectro del autismo, ni fármacos específicos para ellos.

Afortunadamente, está demostrado que un diagnóstico temprano y una atención especializada permiten mejorar de un modo significativo el desarrollo de estas personas, así como su calidad de vida y la de sus familias.

En gran medida el trabajo a realizar se basa en:

  • Detectar y potenciar los puntos fuertes de la persona con TEA, convirtiéndolos en apoyos para su desarrollo.
  • Mejorar sus habilidades sociales para facilitar todo lo posible su independencia.
  • Conocer sus necesidades, de tal manera que sea posible adaptar su entorno y hacerlo más comprensible para ellos, reduciendo su ansiedad y las dificultades diarias.

Esto requiere la implicación intensa de la familia y de las personas cercanas tanto como de personas especializadas de llevar adelante dicho programa.

 

 


 Qué nos pediría una persona con Autismo

 

que-nos-pediria-una-persona-con-autismo

Conócenos
La Asociación APACV somos un grupo de padres, familiares y profesionales que luchamos por promover el bienestar y la calidad de vida de las personas con Trastornos del Espectro del Autismo y de sus familias, trabajando por su integración y el derecho a una vida plena. Leer más
ÚLTIMOS TWEETS

"FORMACIÓN PRÁCTICA EN AUTISMO”. XIV EDICIÓN. Curso en la @UniversidadMH De Octubre a Diciembre de 2017. 2 ETCS. alicante.es/es/noticias/fo…

Hace alrededor de un mes del Twitter de APACV vía Twitter for iPhone

Próximos eventos

No hay próximos eventos actualmente.